top of page

Self care in youth work: reflexiones de un proyecto Erasmus+ en Alemania

Actualizado: 26 abr 2023

Durante el mes de marzo tuvimos la oportunidad de participar en un curso de formación Erasmus+ organizado por NaturKultur en una casa rural cercana a la ciudad de Bremen, en Alemania. El proyecto se enfocó en la importancia del autocuidado para los trabajadores juveniles. De vuelta a la realidad, es el momento de plasmar algunas reflexiones de lo vivido.

La semana empezó intensamente, conociéndonos de una forma muy original: a través de la expresión artística dibujando mandalas, una representación de nuestro yo que nos acompañaría durante toda la semana hasta el último día del intercambio. La propuesta de Naturkultur fue hacernos reconectar con nuestras necesidades y talentos, tanto en lo laboral como en lo personal, con talleres sobre psicología, comunicación, o meditación guiada, por citar algunos pocos. Una casa encantadora rodeada de bosque, en el medio de la absoluta nada, fue el escenario perfecto.

Una de las lecciones más interesantes que nos llevamos es el concepto de "islas de autocuidado". A través de la creación de espacios de actividad en diferentes áreas de la casa rural, aprendimos a dedicar tiempo para cuidar de nosotros mismos y de nuestras necesidades personales. Nos ha parecido un enfoque súper original para promover una mentalidad de cuidado personal y proponer actividades durante el tiempo libre, algo que seguro que aplicaremos en nuestros intercambios.

La segunda gran lección que nos llevamos es la importancia y la necesidad de promover un estilo de vida más sostenible en nuestro día a día y en los proyectos Erasmus+. Podemos confirmar que sobrevivimos a una semana comiendo verde, con una dieta vegetariana preparada con mucho cariño y que ha sido de todo menos un reto. Ha sido increíble ver la pasión con la que nos presentaban cada plato desde el equipo de cocina, buscando sorprender y demostrar que se puede comer de una forma más consciente y responsable. Mil gracias a Juraj, Anna y Marilena por toda su pasión entre los fogones.

Una última reflexión con la que nos quedamos la aprendimos durante los talleres de baño de bosque. Dagna, una de los trainers del proyecto, nos invitó a participar en varios paseos de meditación, reflexiones grupales y otras propuestas en torno a una idea bien sencilla y poderosa: que la conexión con la naturaleza tiene efectos positivos en la salud mental y física.

Desde reducir el estrés, a mejorar el estado de ánimo, aumentar la actividad del sistema inmunológico o mejorar la función cognitiva, por mucho que os pueda parecer una propuesta mística, os invitamos a probarla y descubrirlo vosotros mismos. Si te sientes triste o necesitas desahogarte, acércate a un árbol y cuéntale tus penas. Te escuchará atentamente, te dará sombra y oxígeno fresco a cambio.

No sabemos si será por el entorno, la comunidad que construimos durante estos días, o simplemente la suerte de encontrarnos con un grupo tan diverso y especial, pero este ha sido uno de esos proyectos que no se olvidan fácilmente. Gracias tanto a Naturkultur como a nuestras amigas de Brisaintercultural y a todos y cada uno de los que lo habéis hecho posible.


Nos despedimos con la certeza de que no sea un adiós, sino un hasta pronto.

Fixing what you didn't break

There are moments that we keep

just by looking at them,

just by being there,

just by observing them from the inside,

from the outside,

from the back

and from the front,

By being the main character

or one of those

who have the privilege

of being a secondary one.

Because there are moments with a particular smell,

with the sun that never shows,

and the snow that falls at night.

Moments with a background song

we listen to for the first time

or songs we just know too much about.

And moments that we may forget

and moments that we won't.

People

who will keep impacting us,

who will keep arriving

with their deep talk

in the green room,

with their mind games

in the seminar room,

with a bright smile

every time we cross in the house

and with their funny falls

in the dining room.


Does anyone still remember the tennis night?

Should we let our inner child free again?

Should we just keep living it all over again? Because there is life

to experience

and experiences

to live.

There are people

we were meant to meet in no other way,

forest walks

we were not planned to take,

and cities we may have never come to see.


And this is the moment,

this exact one,

when I decide to keep it.

Keep it

just by looking at it,

just by watching people

creating our mandala.

That,

that speaks many languages

that I don't understand,

and hides countries I've never met,

with traditions that are not mine.

In this finite second,

in this particular feeling,

in this moment

that creates experience,

experience that may always stay,

even when

everything

is done.

Texto: Lucas Docampo

Poema: Paula Esteban



コメント


59452192_314183905926127_2046126220860456960_n.jpg
mdsa.gob_.injuve.png
EN_Co-fundedbytheEU_RGB_POS.png
bottom of page